martes, 26 de febrero de 2013

El Rincón de Chatino: Los Hilos

Vuelve el Rincón de Chatino con un nuevo artículo.


Cuando uno va a un coloquio taurino, donde el invitado es una figura del toreo, de la talla de S.M El Viti y le escucha contar, con todo el cariño que un hombre es capaz de expresar, la forma con que su abuela, al hacer calceta, recogía los hilillos para juntarlos con el hilo principal, a fin de que no se rompiera, porque con el hilo roto, la obra no quedaba perfecta, se queda pensativo.

Cuando uno escucha por la radio una entrevista realizada al pintor y escultor Ripollés, sobre el hilo, como nexo de unión entre el autor y las personas que interpretan sus gustos, sobre tal o cual obra, también se queda pensativo.

Cuando oye contar a Melchor Zapata, también pintor y escultor, la historia de un acontecimiento que le ocurrió de jovencito en la ganadería de Isaías y Tulio Vázquez, que motivó la creación de la obra que yo he llamado "Bufidos de hierro" y que con un peso superior a los 5000 kg. se exhibe con carácter permanente en la plaza de España de Castellón, le da también de pensar.

Cuando uno ve en TVE el programa de Redes y comprueba que Punset, tras enseñarnos muchas cosas, muestra como recuerdo más importante de su vida, aquello que sus mayores le enseñaron de niño en el campo, haciendo en directo el canto de la perdiz, se queda estupefacto.

Cuando uno va a una corrida de toros, con un encierro de toros serios, o como dicen los aficionados, de las catalogadas "duras" y se pasa por el patio de cuadrillas, para desear suerte a los intervinientes y observa en sus caras la sensación de miedo (porque no olvidemos que se juegan la vida) y de responsabilidad ante lo que les espera, también le da mucho que pensar.

Cuando uno va  a la Universidad de Mayores, para recibir enseñanzas de materias desconocidas o refrescar materias olvidadas de Derecho, Filosofía, Literatura, Economía, Pintura, Música, Constitución, Informática, Redes Sociales, o cualquier otra actividad lúdica, percibe el hilo, como nexo de comunicación entre profesores y alumnos, dándose cuenta que la edad no está reñida con los hilos.

Cuando uno se pone a pensar en las relaciones cotidianas con familiares, amigos, compañeros de trabajo, e incluso con personas, que de forma esporádica, te encuentras en bares, partidas de cartas, corridas de toros, partidos de fútbol, etc... se da cuenta que todos los hilos son necesarios e importantes.

Cuando uno va a un entierro y, tras la homilía, suben al púlpito dos nietas del finado Ignacio y exponen de la forma más sencilla, el cariño y el agradecimiento a su abuelo, por sus enseñanzas y su extraordinario legado, poniendo a "punta de lágrima" a la abarrotada Iglesia de Mosqueruela, se da cuenta que hay hilos en la vida, cuya fuerza es imposible de romper.

Emulando aquella canción que dice: "¡Que no se rompa la noche, por favor que no se rompa!", que nos quedamos con esa nueva: ¡"Que no se rompan los hilos, por favor que no se rompan"!

Jesús Valencia  2013.

lunes, 18 de febrero de 2013

Pinturero

Copio este artículo de Ramón Jiménez Marco en la Revista Afición del Club Taurino de Castellón.

En épocas de dureza, de desprecio, menosprecios y escarnio de las normas del buen ejercicio de la tauromaquia, el aficionado reacciona, como es lógico, exaltando los valores fundamentales del arte de la lidia, defendiendo la integridad del toro y el juicioso y maduro arte de dominar al mismo.

Se vuelve una y otra vez sobre la técnica, la Suerte de varas, el dominio del matador, la hondura, ...etc. La seriedad y el riesgo del tema del que hablamos, hace más que necesario insistir sobre este tema.

Pero hoy, paradójicamente, quiero romper una lanza a favor de aquello que a menudo, en la seria labor taurina, es menospreciado.

Leemos en las críticas "el torero estuvo pinturero". Pinturero dice el Diccionario de la Real Academia de la Lengua, es sinónimo de gracioso; artista.

En la época en que nos ha tocado vivir, en la que los taurinos somos catalogados de asesinos, carniceros, sádicos, verdugos, etc. y en la que estamos obligados a alzar la voz para explicar la sinrazón de las acusaciones. Nada puede exaltar al toreo más que la calificación de un toreo o un torero, como pinturero; 

Algún punto de reflexión:

- ¿Tiene valor jugarse la vida ante los pitones del toro de forma pinturera? (gracioso, artista).
- ¿Tiene valor dominar el peligro, el miedo terrible de tal forma que en el tendido se vea pinturera la conducta? (graciosa, artista).
- ¿Es valorable mantener el estado de ánimo, expresado en la sonrisa, en una situación peligrosa, liberando al tendido de la tensión con esta actitud pinturera? (graciosa, artista).

Hacer ver que lo serio es dominable, que podemos cumplir la labor con simpatía, gracia, sonriendo, elegantemente, sin dar sensación de que la tragedia vaya a ocurrir y lo que importa más, que si ocurre, la aceptamos, porque es el papel que el torero ha elegido, y lo elige con total libertad, por lo que se adorna en su ejecución.

Pensamos en algunos ejemplos:

 -Pepe Luís Vázquez, ¿hubiera sido el mismo sin su alegría?, saltos, provocaciones (pase del cartuchito de pescado), simpatía, aparente menosprecio del peligro.
 -Curro Romero: ¿Se recordaría igual sin su ki-ki-ri-ki?.
 -Mondeño: ¿Estaría en nuestra memoria sin sus manoletinas?.
 -Camino: ¿Quién no recuerda sus Abaniqueos?.

Ninguna de las suertes mencionadas son fundamentales, pero que significado tan profundo tienen en el "jugarse la vida por nada" con alegría. Este torero pinturero nos da otra óptica, no menos importante a la de llevar la muleta baja de arriba a abajo, de fuera a dentro y de delante a atrás que es la base del toreo pero a veces reivindicar la gracia, la sonrisa, el adorno, la elegancia, el desprecio calculado, en definitiva el estar Pinturero es una gran virtud, que permite defender la tesis de una de las mayores verdades de la tauromaquia, que nos es  otra que la generosidad a la hora de afrontar el riesgo de ofrecer la vida "aquello que más queremos", y que el diestro ofrece en el altar, en la hoguera del Arte.

viernes, 15 de febrero de 2013

José Luís Lozano en Aplausos

Esta semana en la revista Aplausos se publica una interesante entrevista al ganadero de Alcurrucén José Luís Lozano. Destacamos estas palabras cuando habla sobre las figuras.

¿Qué le tenemos que contar a un torero para que mate núñez en lugar de domecq?

Que lo toree. Que lo pruebe. Si lo hace se apuntará. Lo que no le diré es que renuncie a domecq. Debe torear de todo, domecq, núñez, atanasio, santacoloma... También miura, Pablo Romero... Para considerarse figura debe torear de todo. Luego, obviamente, como la figura tiene fuerza en los sitios de responsabilidad tendrá que coger lo que más le guste. Eso lo han hecho todas las figuras de siempre, pero torear tiene que torear de todo.

Ahora hay cierto movimiento en ese sentido.

Me parece muy bien pero eso que ahora llaman gestos antes era lo normal. Nosotros hemos apoderado a un montón de figuras y sin pedírnoslo nadie, de nuestra propia iniciativa, les proponíamos a los toreros que matasen Miura. En Madrid, en Valencia, en Sevilla... Tienen que matarlos. Además si son figuras lo hacen sin problema, sin miedo, seguro que lo resuelven.

Te refieres al miedo al fracaso, claro.

Las figuras no fracasan en esa situación. Y si es por iniciativa de ellas, menos todavía. Nuestros toreros en esos casos nunca fracasaron, siempre triunfaron. ¿Por qué no lo iban a hacer?... si eran figuras.

Y para que todo no sean lisonjas con las figuras José Luís dice que echa de menos que las figuras tengan más cultura taurina y más afición para conocer los encastes y conocer las ganaderías. 

Antes la tenían y no hay que remontarse tanto, en los años ochenta, toreros que nosotros hemos apoderado se conocían las ganaderías casi como el dueño, se sabían hasta los sementales. Tenían además, formaba parte de esa cultura, el conocimiento de cómo embestía cada encaste y eso les permitía tener un abanico de veinte ganaderías o veintitantas que podían torear. Aquello acababa siendo muy entretenido para el aficionado que podía ver como embestía un toro y cómo embestía otro.

miércoles, 13 de febrero de 2013

A quien le dé miedo de los toros, que no sea torero

Si daña a la fiesta de toros la insinceridad, no la daña menos el conformismo. Llamaremos conformismo a esa falta de interés por que las cosas se hagan bien; a esa aceptación  de hechos consumados, sin reacciones que obliguen a la enmienda; a esa entrega dócil al abuso y el engaño; a la renuncia fiscal que se observa en sectores que pueden ser decisivos.

Tranquilizan su afición los conformistas diciendo que es achaque antiguo, que siempre pasó lo mismo; sin analizar si es verdad que pasaba lo mismo y cómo pasaba, y si se dejaba pasar mansamente. Antiguo es el delito, y no lo admitimos por antiguo, ni aceptamos al delincuente, sino que le oponemos un código defensivo. Antiguo es el pecado, contra el que luchamos con la penitencia. La antigüedad del mal no justifica su resignada aceptación. Pero analicemos eso de que siempre pasó lo mismo. Que el abuso estuvo siempre en acecho - como delito-, es cierto. Que se aceptó el abuso se le opuso siempre el dique de la disconformidad y de la protesta en todos los tonos.
 
 
Al intento de abuso se contestó enérgicamente con el disgusto, con la denuncia de los aficionados y de los periódicos, de lo que hay constancia copiosa en la Prensa profesional y en los diarios políticos, en documentos dirigidos a los gobernadores, en proclamas como aquella "Aficionados, a defenderse" con más de tres mil firmas. No, no había conformidad, ni tolerancia, ni pasividad ante el abuso, tolerado hoy como irremediable y defendido por algunos interesados, como malicia de achaque antiguo. El que quiera documentarse y no tenga tiempo de consultar bibliotecas y hemerotecas, que el Doctrinal Taurómaco, de Hache, amplio volumen dedicado casi exclusivamente, con machaconería, a recoger protestas y campañas con sus fechas, firmas y gestiones, que salen al paso de abusos y aun de supuestos abusos, porque a veces los dedos se le hacen huéspedes al malhumorado Hache, lo que refuerza nuestro argumento y corrobora más el clima de suspicacia y disconformidad que vigilaba la fiesta de toros.

Cito este libro como recopilación de protestas constantes y reiteradas, que si es indicio de abusos, es más indicio de disconformidad que mantiene despierta a la afición, y esto es lo importante del volumen, y esto es lo que queremos reflejar y esto es lo que falta contra los abusos de hoy, los mayores abusos de todas las épocas del toreo, con la mutilación del toro.

Aquel clima daba su fruto. Los presidentes de las corridas no se limitaban a asistir al reconocimiento de los toros y recibir el parte de los veterinarios, sino que, después de las corridas, se tomaban la molestia de bajar desde su alto sitial al desolladero a ver las bocas de los toros y comprobar, por comparación con unas bocas disecadas, la edad de cada toro. Porque ahora que tanto parece preocuparnos el peso de los toros, y las multas a la falta de peso, no tenemos en cuenta la edad del toro, que es lo más importante, lo básico, lo que define al toro, lo que le diferencia fundamentalmente del novillo, aparte, naturalmente, de los cuernos rotos por accidente o por arreglo intencionado, que los incluye reglamentariamente en desecho de cerrado, inservibles para corridas de toros. Pero como está a la vista, no hay que comprobarlo, sino aplicar el reglamento. Lo de la edad necesita una inspección con el toro muerto, porque vivo, no se le puede abrir la boca como al burro de la feria. Aquella sospecha  de abuso, aquella denuncia de la afición, obligaba a los presidentes a bajar al desolladero, para garantía y tranquilidad de todos, incluso de los ganaderos escrupulosos. 

Para que el toro vuelva, basta con cumplir el reglamento, que es el código del toreo. No hay por qué buscarse quebraderos de cabeza. Todo está escrito y previsto. Toros limpios, con edad, libras y trapío: corrida de toros. 

El que no tenga toros que no lidie corridas de toros. Al que le dé miedo de los toros, que no sea torero.

Libro Tauromaquia. Gregorio Corrochano.
 

viernes, 8 de febrero de 2013

Febrero mes de conferencias en Castellón.


Viernes 8 de Febrero. A las 20 horas en el hotel Mindoro, conferencia a cargo de D.Faustino Herranz González,"El Rosco". Presidente de la Asociación el Toro de Madrid. Organiza Club Taurino de Castellón.

Lunes 11 de Febrero. A las 20 horas en el Excma. Diputación de Castellón, presentación de la revista "Afición". Organiza Club Taurino de Castellón.

Martes 12 de Febrero. A las 20 horas en el hotel Mindoro, conferencia a cargo de D.Tomás Prieto de la Cal. Organiza Club Taurino de Castellón.

Viernes 22 de Febrero. A las 20 horas en el hotel Intur, conferencia a cargo del matador de toros Javier Castaño y los subalternos Marcos Galán y David Adalid. Al finalizar entrega del trofeo a lo más torero de la Feria de la Magdalena 2012. Organiza Peña La Revolera.

Viernes 8 de Marzo. A las 20:30 horas, en el hotel Intur, conferencia a cargo de Victorino Martín. Organiza Peña La Revolera.

martes, 5 de febrero de 2013

Todo el año es Carnaval

-¿Tú no lo sabías?... Pues, sí, hombre; los carnavales de Ciudad Rodrigo tienen fama casi en el mundo, no por los carnavales en sí, sino porque durante ellos se celebran los primeros festejos taurinos, capeas con visos de novilladas...

- La verdad es que ignoraba todo eso...

-No tiene nada de particular; todo cambia. Antes los carnavales eran sólo durante el mes de febrero; ahora hay -al revés- novilladas (pocas) y muchas corridas de toros con visos de capeas y los carnavales se alargan todo lo que tú quieras... ¡Hasta noviembre!

-No negarás que es divertido...
-¡Hombre claro!...

El Ruedo, 1970